lunes, 1 de febrero de 2010

Ce que je ne peux pas dessiner.


Intenté plasmar un círculo perfecto y me pasé de la raya. No pude. No me di cuenta, seguía sentado en el escritorio. Quise dibujar mi mapa expresivo y sólo conseguí deformarlo . No estaba bien hecho, me pasé en el trazado vital, creo que unos tres pueblos. Creí poder dibujar todos sus rasgos: ojos, nariz, boca... Hasta creí poder meter el movimiento. Al final nada de eso, solo fue la pata. Solo los grandes artistas pueden dedicarse a la tarea titánica de la perfección suprema y no crear churros bañados en pseudoesteticismo creativo de diccionario de tapas blandas.

.


Como presunto dibujante de las letras, dejo mucho de qué desear. Ya me gustaría serlo y poder ponerme a la altura de los que sí lo son. Dicen por aquí que puede más el güellu qu'el butieyu. Amén. Es lo que tenemos los alumnos de Humanidades: no sabemos medir.

3 comentarios:

nausíca dijo...

lo intentare graciass borjaa :) x cierto entradas excelentesss :D

Lucía Robledo dijo...

No sabía que tenías blog borja :)
me pasaré a menudo
(K)

Lucía Robledo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.